Cuando tenía doce años, mi padre llegó un día a casa y de pronto dijo que iba a comprar dos bicis. Tampoco le dí mucha importancia.

Pero unos días después apareció con dos bicicletas nuevas: una para él, y otra para mí.

Al poco nos fuimos en un viaje de varios días, recorriendo muchos kilómetros. Algunos días recorrimos más de cien kilómetros. Yo nunca había montado en bici más que unos pocos kilómetros.

Al poco, mi padre compró una tienda de bicis en Madison (Wisconsin). La tienda se llamaba Stella Bicycle Shop. Conoció en esa misma época a un vecino, famoso por ser emprendedor, y por su amor por la bicicleta.

Casualmente, coincidieron en un vuelo unas semanas después… y acabaron siendo socios para montar una cadena de bicicletas a nivel nacional. Pero la cosa no les fue bien a la primera. Querían vender bicis de buena calidad, pero las buenas marcas no querían negociar.

Entonces decidieron crear su propia marca de bicicletas.

Veían que ninguna marca ofrecía una gama completa, con precios de distintos niveles, y que se fabricara íntegramente en Estados Unidos. Así que esos tres fueron sus principios… y podríamos decir que se han mantenido hasta ahora.

Waterloo, Wisconsin, fue la ciudad donde establecieron la empresa, que todavía no se llamaba Trek Bicycles, aunque la esencia de la misma ya estaba puesta y nunca cambiaría.

80 años más tarde del establecimiento de la empresa, en el mismo sitio, se creó un circuito de tierra al que la gente comenzó a ir a montar sus bicicletas. Empezaron a haber competiciones y piques informales. Todo el mundo quería demostrar sus habilidades con la bici. La gente se reunía también a mirar y el sitio se convirtió en un lugar bastante famoso.

Poco después TREK construyó sus instalaciones justo enfrente de donde estaba este circuito, que hoy en día ya no existe. Las instalaciones de TREK sí permanecen allí.

En 1976, TREK recibió por fin su nombre actual. Fue en una reunión de los dos socios del momento mientras tomaban unas cervezas. TREK sonaba de verdad a lo que se quería transmitir como gran marca de bicicletas. Desde el principio no fue simplemente un nombre, sino una suma de valores.

John Burke, Presidente de TREK