Empecemos por el principio

El primer paso antes de hinchar un neumático, independientemente de cómo vaya éste montado (cámara, tubeless o mousse+tubeless), es leer las instrucciones del fabricante.
Podemos hacerlo en la etiqueta de la cubierta, o en las especificaciones del producto en la página web del fabricante. Pero la manera más sencilla es hacerlo en el lateral del propio neumático. Allí normalmente encontraremos un intervalo de números que serán algo así como 1.8-3.0 ó 1.6-2.8. A lado es normal que encontremos un segundo intervalo con cifras mucho más altas. Simplemente es que las presiones vienen expresadas en Bares y en PSI (sistema anglosajón de presión).

Bien, pues esto es lo primero que tenemos que grabarnos a fuego (bueno, igual sobra con acordarnos) a la hora de meter aire en nuestros neumáticos de mountain bike. Siempre estará bien escuchar los consejos de nuestro especialista del servicio técnico en nuestra tienda de confianza, pero es el fabricante, que ha diseñado, probado y reacondicionado el producto, quien mejor va a indicar el intervalo de presiones en el que debes moverte. ¿A que con el coche no haces inventos y te sales de lo que viene marcado para tus ruedas, pese a lo que te pueda decir el mecánico del taller? Pues con la bici tiene que ser lo mismo.

¿Por qué es tan importante rodar con la presión adecuada?

presion neumaticos mtb

Sobre todo, por seguridad. Una rueda demasiado hinchada va a provocar un menor agarre en las curvas y zonas rotas. Además, va a tener más tendencia a pincharse o reventarse.
También por mantenimiento, ya que una rueda muy hinchada va a tener una banda de rodadura (o zona de contacto) menor que la que está pensada para ese producto (de ahí que agarre menos), con lo que producirás un desgaste desigual que acortará la vida del neumático.
Una rueda muy hinchada tiene una tercera consecuencia que muy pocas veces se tiene en cuenta: los impactos y vibraciones que no absorbe la goma son trasladados a los radios, al eje, núcleo y otras partes de la rueda y de la bici. Ten por seguro que rodar habitualmente con presiones altas acabará por dañar algún otro componente. Habitualmente, los radios sufrirán las consecuencias de ese exceso de hinchado.

Igualmente, una rueda deshinchada provocará inestabilidad en la bici, sobre todo en curvas y zonas duras. Además, el riesgo de “llantear” aumentará considerablemente, con un posible perjuicio grave para tus llantas (que son bastante más valiosas que los neumáticos).
El hinchado bajo es causante, igualmente, de agrietamiento del neumático, ya que las fibras que componen el mismo no van a estar estiradas. Aparecerán las típicas grietas o arrugas exteriores (y, aún peor, interiores), con el consiguiente debilitamiento del material. Esto lleva, de nuevo, a un aumento del riesgo de reventón y pinchazo,

En el plano físico del ciclista, una rueda muy hinchada nos ayuda a rodar con menos esfuerzo cuando el terreno sea firme y llano. Pero una rueda demasiado deshinchada provocará que tengamos que aplicar más fuerza en cada pedalada para avanzar lo mismo. El exceso de rozamiento de la goma con el suelo es la causa. Simple física aplicada. ¿Qué? No me digas que te saltaste las clases de 3º de BUP…

Gran Margen

Parece que lo que contamos sea extremo, o que exija ajustarse a unos parámetros muy estrictos, pero no es así. Cada fabricante ofrece un intervalo de presiones idóneas que es bastante amplio. Entre 1.8, por ejemplo, que puede ser el límite inferior de varios modelos, y los 3.0, hay un recorrido bastante amplio con el que podemos trabajar.

¿Cómo encuentro mi presión ideal?

presion neumaticos mtb

La presión ideal de un neumático para un biker determinado sería aquella presión mínima que no ofrece contrariedades a la hora de rodar.
Es decir, si la presión mínima de un neumático es 1.8, deberíamos probar con esa presión de inicio. Si con ese hinchado rodamos a gusto, la bici tiene maniobrabilidad y no notamos efectos extraños (la típica caída brusca hacia el interior en las curvas cerradas, sobre todo), la bici no llantea, no pinchamos, etc., esa es la presión ideal para ese neumático y para nosotros.
Porque, una cosa es importante: ciclista, bici y equipo son un conjunto y hay que tenerlo en cuenta todo para valorar el peso.

¿Qué nos ha indicado el fabricante?

Las medidas que nos ofrece el fabricante son un intervalo para acoger a todos los ciclistas usuarios de sus neumáticos. Aquellos con un peso inferior a la media deberían siempre acercarse a la medida de presión inferior que el fabricante propone, Aquellos ciclistas con peso superior a la media deberían hinchar sus ruedas acercándose a la medida que cierra el intervalo por arriba. Un ciclista de peso medio debería rodar con una presión que esté a la mitad del intervalo que ofrece el fabricante.

¿Y si llevo tubeless?

Las cubiertas tubeless ready tienen laterales reforzados para paliar la ausencia de cámara. Por ello, podemos llevar una presión un poco más baja de la que podríamos llevar con el uso de cámaras. El uso del tubeless tiene la ventaja en el peso de no llevar cámara. Además, produce un agarre mejor, ya que el neumáticosin cámara se adapta mejor a las irregularidades.

En general, quitaremos 0.2-0.3 bares si nuestras ruedas van con tubeless en relación a las indicaciones del fabricante del neumático que, en principio, van pensadas para ruedascon uso de cámara.

Probar

Sin embargo, lo mejor que podemos hacer es probar. Debemos comenzar como hemos indicado: rodando con la menor presión posible si somos bikers ligeros, o con una presión intermedia si somos bikers de peso medio, y comprobar que no tenemos puntos negativos en nuestras rutas al circular con esa presión. Si observamos que el comportamiento de la rueda no es el adecuado, deberemos aumentar ligeramente la presión y volver a probar hasta encontrar el punto óptimo.

Una bomba de pie es (casi) imprescindible

presiones mtb alicante

Una bomba de pie nos facilita mucho todo lo comentado hasta aquí. Evidentemente, no vamos a poderla llevar con nosotros de ruta (sí puedes llevarla en el coche y utilizarla hasta justo antes de salir), pero nos ofrece la presión de nuestros neumáticos con el manómetro.
Además, una bomba de pie nos permite hinchar las ruedas de manera mucho más rápida que con una de mano, y con mucho menos esfuerzo.

Trucos

Sin olvidarnos todo lo comentado sobre cumplir las indicaciones del fabricante, hay algunos trucos o prácticas habituales de los bikers a la hora de salir de ruta.

Si tus rutas son más rodadoras, sin grandes desniveles o con perfiles bastante regulares, estos trucos no te van a servir de mucho. No son aconsejables en tu caso.
Pero si realizas rutas más irregulares o quieres comenzar a hacerlo, aquí van algunos consejos para reducir esfuerzos y disfrutar más de tu bici.

En las subidas, siempre que no sean por sendas demasiado rotas, o pistas con mucha inclinación o grava suelta, unos neumáticos con presión alta nos van a permitir rodar con menor índice de rozamiento con el suelo, lo que se traduce en menor esfuerzo para nosotros. Por tanto, podemos arrancar la ruta con presiones al límite de las indicaciones del fabricante (siempre que el terreno tenga buen agarre).
Igualmente, dependiendo de la subida, podemos usar de una u otra manera nuestra amortiguación. En una bici doble podemos jugar con ruedas más blandas mientras dejamos cerrada la amortiguación en la subida. O podemos usar presiones más altas y la amortiguación abierta o, para ser más exactos, en posición pro-pedal, o intermedia. Algunas veces, en subidas fuertes, pero muy limpias, podemos rodar con presiones altas y amortiguación bloqueada.
Haz tus pruebas y decide qué te va mejor.

Las Bajadas

Un truco o práctica muy habitual es deshinchar los neumáticos antes de lanzarnos a por una bajada.
Las ventajas son evidentes: presión más baja, dentro del intervalo ofrecido por el fabricante, es igual a más agarre. Por tanto, ya estamos viendo que se trata de una buena práctica, ya que seguimos utilizando el producto dentro de los parámetros de uso que nos ofrece.
El punto negativo es que no podemos medir lo que estamos haciendo. Es decir, vamos a dejar salir una cantidad indeterminada de aire y vamos a encontrar un punto óptimo subjetivo simplemente por el tacto (habitualmente) o por montar de nuevo en la bici y observar cuánto se hunde ahora nuestra rueda (cosa que casi nadie hace).
Ya que pocos ciclistas llevan consigo un manómetro portátil en sus rutas, una buena práctica sería tener más o menos controladas las presiones que obtenemos tras dejar salir determinada cantidad de aire. No será demasiado fiable, pero en casa, en el garaje o en el trastero podemos hacer unas sencillas pruebas de deshinchado y comprobar cuánta presión perdemos cuando apretamos el obús un determinado tiempo. En ruta luego podremos hacer una práctica similar (vamos a imaginar que el aumento de presión por el movimiento de la rueda y el calor ambiental se va a contrarrestar por la pequeña pérdida de aire debido a la propia ruta).
De todas formas, lo ideal sería llevar un manómetro y deshinchar la rueda hasta una presión determinada para, así, tener la medida en la cabeza y poder repetirla o variarla (según estemos a gusto con ella o no) la próxima vez que hagamos una bajada similar.

Barro

presion neumaticos mtb

Cuando encontremos una ruta con presencia de barro en muchas zonas, o con terreno semi-embarrado, las presiones variarán un poco, tendiendo a aumentar la presión del neumático para un mejor agarre en laz zonas de barro, y evitar que éste se pegue a las ruedas, además.

Quizá nos hemos dejado algo en el tintero, o quizá tú tienes tu punto de vista y tus pequeños/grandes trucos para tus neumáticos.

Somos todo oídos…

Hasta la próxima.